Tu web, tu mejor carta de presentación

Hoy día, quien no está en internet, sencillamente, no existe. Desde la Escuela de Luisa Ezquerra insisten a sus alumnos (y con muchísima razón) en que se monten su home studio. Sin duda, hay mercado y es una buena forma de dar el primer paso: montártelo por tu cuenta y no esperar a que los estudios te llamen. Yo un buen día lo hice y así comencé mi andadura como locutor online.

Desde entonces, contactar con posibles clientes se ha convertido en parte de mi día a día. Pero muchas veces, tras mandar la demo, me han preguntado si tenía una web que resuma quién soy, qué he hecho, cómo contactar conmigo, etc. Por eso, una vez reunido el porfolio necesario y de la mano de profesionales del diseño y la programación web, he dado el siguiente paso. Ya puedo presumir de web: https://www.gonzalobarrosolocutor.com/.

Además de estética, una web debe ser clara. Piensa que cuanto más fácil se lo pongas a tus potenciales clientes, mucho mejor. A partir de ahí, cada uno es libre de estructurar los contenidos como prefiera, pero al tratarse de una página personal, lo primero siempre es presentarse… y que te pongan cara. No es vanidad. Es, simplemente, confirmar que detrás de esa web hay una persona.

Y una vez hechas las presentaciones… ¡es momento de lucirse! ¿Cómo? Muestra tus trabajos y, por qué no, sube también tu demo (disponible para su posible descarga, eso sí) por si quien visita tu web es alguien que, simplemente, quiere incluirte en su banco de voces para proyectos futuros. Recuerda, toda facilidad es poca y el tiempo es oro.

Otro consejo: no lo pongas todo. La web será tu CV como locutor y como tal, se trata sólo de una pequeña muestra. Quien quiera ver más, obviamente, debe tener esa opción. Los audios, como ocupan poco espacio interno, puedes alojarlos en la propia web. Pero el caso de los vídeos es distinto: lo mejor es crear un canal en Vimeo o Youtube a partir del cual incrustarlos.

Ahora que ya has mostrado tu trabajo y de qué eres capaz, puedes resumir todo lo que ofreces, especialmente si tienes cualidades profesionales complementarias con la locución: redactar contenidos, presentar a cámara, etc. Quién sabe, a lo mejor esos extras terminan de convencer a posibles clientes o incluso darles nuevas ideas. Además te pueden servir para diferenciarte de los demás.

Llegados a este punto, hay quienes ponen sus tarifas y presumen de equipo e instalaciones. Es una posibilidad, pero lo que no es una opción es dar tus datos de contacto, incluidas las redes sociales… y poner un formulario para que los clientes puedan contarte su proyecto. Aquí, de nuevo, la sencillez manda.

Ahora viene lo último, pero también una de las cosas más importantes: el posicionamiento SEO para que aparezca lo más alto posible en las búsquedas de Google. Necesitas que la gente visite tu web y para eso hay grandes profesionales que te podrán ayudar en esta materia.

Ahora, sólo queda seguir moviéndote, generar tráfico hacia tu web para afianzar a tus clientes y atraer a otros nuevos… ¡y triunfar!

 

Gonzalo Barroso

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies