Un café con Marta Barriuso

Escuela, Profesores

¡Nuevo año y nueva entrevista! Hoy en Un café con Marta Barriuso, gran actriz, cantante, locutora y actriz de doblaje de nuestra sede de Madrid. ¡Disfruten!

¡Hola Marta! Lo primero, ¡feliz año! Nos alegramos de poder empezar este nuevo año conociéndote un poquito más. ¿Cómo empezaste en esta profesión?

Hola, feliz año nuevo, ¡gracias! Comencé colaborando con unos amigos que tenían un programa de radio en la recién creada Onda Madrid, donde, para un programa de entrevistas en profundidad, hacíamos pequeños scketchs de introducción, de puente, de salida… casi siempre haciendo voces y con humor.

Antes había hecho teatro en mi ciudad y accedí a la escuela de Arte Dramático en el año 81. No me licencié porque mis preferencias se decantaron por la música moderna, que me salió al paso y lo dejé a medias, pero el espíritu teatral y payasil me acompañó siempre, incluso en la música.

Por lo que sabemos, llevas mucho tiempo haciendo tanto doblajes como locución, sobre todo de documentales. ¿Qué es lo que más te gusta de hacerlos?

Doblaje he hecho menos y siempre han sido dibujos animados ó voces previas, para guiñol. Y me lo pasaba muy bien haciéndolo. Lo echo de menos, sobre todo porque tuve la suerte de hacerlo con los demás compañeros en la sala, aunque ya se trabajaba por bandas ó pistas, todavía prevalecía el encontrarnos todos durante toda la jornada ó casi toda. De forma que la sinergia entre nosotros ayudaba a la creatividad y el disfrute.

El documental me gusta mucho y acabé especializándome en ellos, dejándome llevar también. Me gusta la diversidad de temas que aborda, lo que aprendes con ellos, la tendencia a la naturalidad en la voz, la interpretación contenida, ligera. Hay documentales que te conmueven, sobre todo cuando das voz a un personaje que abre el corazón delante de la cámara.

Dinos, ¿qué es para ti la locución y el doblaje?

Son vías de expresión y desarrollo artístico y un oficio hermoso con el que me he ido ganando la vida.

Dado que también eres actriz, ¿te gusta más trabajar con tu imagen o estar delante de un micrófono?

He hecho teatro, sobre todo y hace mucho tiempo. Así que solo tengo una elección y, sí me gusta mucho estar detrás del micrófono, eres menos vulnerable. Pero en los últimos años he llevado al escenario poemas con música, para niños y para adultos, acompañada de una estupenda guitarrista, Belén de Benito y también he disfrutado mucho.

Un pintor reflexiona, de Ida Vitale

¿Consideras que la formación en interpretación es requisito para este sector?

Para hacer doblaje, sin duda. Para el resto de posibilidades del mundo de la locución, conviene. Viene bien y sienta bien.

Además de todo lo anterior, también has dedicado mucho de tu tiempo a la música, ¿qué nos puedes contar sobre esta faceta tuya?

Hice música antigua y sacra en una coral juvenil y en el Orfeón Burgalés, estudié algo de piano y de armonía, tocaba la guitarra y hacía cancioncitas… y de pronto la música Pop/punk/rock tomó las calles y yo me dejé llevar por esa marea, junto con los amigos con los que había hecho teatro, sobre todo con las amigas. Y de ahí salió un grupo llamado Modesty Blaze, que por avatares de la vida, se renombró como Magenta y con el que grabé un LP en el año 84–85, producido por Nacho Cano para CBS, hoy Sony. Aprendí muchísimo. El album se llamó La reina del salón.

De toda tu trayectoria, ¿qué trabajo considerarías que ha sido tu mayor reto?

La primera serie de dibujos animados, que era musical y también cantaba. Fue emocionante y lo disfruté mucho, pero fue un gran reto. Era La pequeña tienda de los horrores, donde hacía el personaje de Seymour, el protagonista. Hace muchos años de eso, como 27 ó 28.

El otro gran reto fueron las Memorias de España. 28 capítulos de guiones muy densos y que se grabaron sin imagen, la mayor parte, porque utilizaban la locución para realizar el montaje

¿Y te acuerdas tu primer trabajo en locución y/o doblaje?

Si, antes de darle voz a Seymour, hice unas sonorizaciones de unos dibujos producidos por TVE, que no tenían forma definida, eran como esferas parlantes y no podíamos expresarnos con palabras, todo eran gestos y ruidos para mostrar las emociones de los personajes. Algo parecido a lo que luego se ha hecho con Pocoyo. Nos dirigía July Murillo a Patricia Reija y a mi.

¿Cómo ha cambiado la profesión en los últimos años?

Mucho. Se ha democratizado el acceso a los medios de producción audiovisual y eso ha permitido aprender a utilizar estos medios de forma particular y a que haya más estudios medianos. Pero sobre todo ha cambiado en la forma de trabajar. Como decía antes, ya no nos encontramos en el atril de verdad. Nos encontramos en los pasillos ó en el control, pero entras a grabar cuando ha terminado el ó la compañera anterior. Todo se hace por pistas, lo que agilliza mucho el trabajo también, para los técnicos y para los actores y actrices, que saben el tiempo que van a emplear, más o menos, por convocatoria. Antes, podías estar toda la mañana porque se grababa de forma lineal y si tu personaje salía al principio y al final… esperabas el turno.

¿Qué opinas sobre el trabajo de la locución y el doblaje online?

Es una posibilidad estupenda pero también muy solitaria. Echas de menos la dirección y el feedback de alguien más, el técnico, otro compañero, la propia dirección. Pero te abre a un mercado mundial y si sabes gestionarlo (y para eso conviene saber suficiente inglés) puede ser muy buena oportunidad de trabajo. Fuera de España tienen en mejor estima y aprecio por nuestro oficio y se suele pagar mejor que aquí.

Como profesora, ¿qué es importante para ti a la hora de enseñar?

Conocer el punto de partida del alumno ó alumna y ayudarle a superarse, sabiendo valorar lo que aporta de entrada y averiguar, por mi parte, qué necesita, qué directrices le van a servir para crecer y animarle siempre.

¿Qué consejo le darías a la gente que quiere dedicarse a la locución y al doblaje de manera profesional?

Que confíen en que es muy posible que lo consigan. Que se preparen, que busquen escuelas donde comenzar ese autoconocimiento y entrenamiento y que entrenen luego en casa. Con la asistencia a una escuela, no es suficiente, a no ser que tengas ese don innato, que a veces ocurre. Pero incluso así, el entrenamiento en lectura en voz alta, variando matices, velocidades, intenciones, jugando y actuando, vocalizando, encontrando tonos más agudos, menos… es lo que te da confianza cuando luego estás ante el micro.

Para terminar, ¿cómo definirías esta profesión en una palabra?

Lo haré con 4 palabras: hermosa y aprendizaje continuo.

Filmografía: Marta Barriuso

Aula Film: Maestras de la República Documental de Pilar Pérez Solano, ganadora del Goya a mejor documental en el año 2013

RTVE: Al filo de lo Imposible (Un sueño cumplido)

RTVE: Al filo de lo imposible (Reconstrucción)

Instagram: Marta Barriuso

Si quieres saber más sobre nuestros cursos pincha aquí.

, , , , , , , , ,

Entradas relacionadas

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies